viernes 19 de octubre del 2018
buscar
  • home
  • contacto
  • facebook
  • twitter
  • youtube

+Deportes

leidas 1332 Lecturas

Robledo cayó con ‘Epi’

16/01/2014

El 18 de diciembre de 2010, Abel “Pantera” Robledo intentó sin fortuna lograr el cetro Latino Welter FIB ante Ezequiel “Epi” Martínez, que lo batió por puntos.

Un texto del sitio web “Gancho y Cross”, elaborado por Enrique Rodríguez, detalló pormenores de la lucha concretada en el Club Once Unidos de Mar del Plata.

“Rodolfo Martínez (28 años, de San Francisco Solano, 66,200 kilos) sumó un nuevo título regional a su cosecha al vencer, en fallo unánime, en doce asaltos al catamarqueño Abel Robledo (25 años,  y 65,400). De esta manera, ‘El Epi’ se adjudicó el título Latino welter FIB vacante, sumándoselo al cetro Mundo Hispano CMB que posee desde hace un tiempo.

Las tarjetas de los jurados fueron las siguientes: Edgardo Coduti: 118-117 (en este caso, hubo algún tipo de error en la suma de los guarismos que no fue rectificado, ya que, aunque le haya adjudicado medio punto de ventaja para uno u otro boxeador en cada asalto, al ser 12 capítulos, entre ambos tendrían que haber perdido un mínimo de seis unidades. Pero según esta tarjeta, entre los dos perdieron cinco unidades, siendo que no se puede dar empate en cada asalto, de acuerdo con el reglamento argentino, regente en esta contienda como todo título regional que se disputa en nuestro país); Carlos Villarreal: 116-115; y Luis Clemente: 118-113. Para Gancho y cross, sus números extraoficiales favorecieron a Martínez por 117-112.

Con este triunfo, Martínez mejoró su récord a 39 victorias, cuatro caídas, un empates, una sin decisión, 15 K.O. Mientras que Robledo lo empeoró a 10-3-1, 5 KO.

A pesar de los números de un fallo que lo favoreció, ‘El Epi’ no cumplió una destacada tarea, ni mucho menos. La diferencia a su favor radicó en la utilización a pleno de su vasta experiencia, nacional e internacional, para superar a un novato enjundioso que lo puso en serios aprietos hasta la mitad del deslucido combate.

Pero, pasado el 5º capítulo, el de Solano apeló a los impactos ascendentes, plantado siempre de contra, para calzar casi siempre de lleno al mentón de un desordenado y lineal Robledo que, tanto por el cansancio de la refriega como por su ineptitud para esquivarlos, jamás tomó nota de esa circunstancia y se comió casi todos esos envíos.

Claro está que el catamarqueño pagó un carísimo precio de jugársela de entrada y, luego se desinfló físicamente porque jamás había combatido más allá del 6º asalto. Aún así, se le plantó de igual a igual tratando de suplantar en parte, con su amor propio y sus arrebatados avances, el triple de pleitos que le lleva de ventaja el solanense.

De todas maneras, a Robledo le alcanzó para cumplir una actuación por encima de lo que se esperaba de él y, si bien es cierto que perdió, logró empañar, a entrega pura, un éxito que se avizoraba más amplio para el representante de Camioneros, que este año combatió, con suerte esquiva por el título mundial frente al esloveno Jan Zavek como visitante.

 

El round por round

Martínez se adjudicó el primero, plantado como toda la pelea, en posición contragolpeadora, porque siendo más rápido y preciso, anticipó a su oponente con golpes curvos que llegaron al rostro y también al cuerpo de Robledo, quien se adelantaba pero, como era lento e irresoluto a esa altura, se quedaba dormido en la zona de fuego, no salía a tiempo y pagaba recibiendo aquellos envíos citados.

No varió la tónica del pleito en el segundo y tercero respecto del trámite del combate, pero lo que sí cambió fue la mayor pasividad de un Martínez demasiado impreciso y estático dentro de ese segmento.

Entonces, haciendo un poco más, el enjundioso Robledo se llevó el segundo por escaso margen y el tercero con mayor amplitud, sobre la base de una atolondrada búsqueda y el acierto de algunos cruzados que llegaron sobre la humanidad de un aletargado bonaerense.

Sin demostrar, ni por asomo, una técnica depurada, Martínez recuperó el aire de un repentino ahogo y volvió a comandar las acciones con claridad en el 4º y 5º, cediéndole, como siempre el ring a su adversario y prevaleciendo con impactos lineales que llegaron nítidos sobre la cabeza de un Robledo que volvió a cometer los mismos pecados de juventud y se los pegó él mismo con su adelantamiento recto a tientas y a ciegas.

 

Un toro enceguecido

Con pasos laterales y hacia atrás, Martínez estiró las ventajas entre el 6º y el 8º, desempolvando, en esta ocasión, nuevamente sus golpes ascendentes y curvos -especialmente en uppercut y, en menor medida, en gancho- que detuvieron al furioso y atolondrado avance de un Robledo que tomaba carrera, embestía cual un toro embravecido y llegaba corriendo antes con su cabeza que con sus puños.

De esa manera, el catamarqueño era presa fácil de los impactos del bonaerense, quien cuando se veía apurado y fuera de distancia, apeló a tirarle el cuerpo hacia delante para abrazar a su contrincante y sacarle distancias de descarga.

Y, además, ‘El Epi’ se apoyaba en sus incontables mañas para trabar y pegar mandobles a la zona renal de su adversario en innumerables ocasiones, ante un buen árbitro como Cesáreo Morales que, en esta ocasión, no observó tales infracciones y, en otras, fue muy permisivo con las incorrecciones del solanense.

 

Parejo final

Entre el cansancio del catamarqueño debido a su inexperiencia para regular el ritmo y llegar con aire a los rounds de arriba y el conformismo de un Martínez que hacía lo justo y necesario para no dejar acercarse en el marcador a su rival, el choque cayó por el tobogán de la intrascendencia hasta el epílogo.

Dentro de este contexto, Martínez se llevó el 9º combinando arriba y abajo con jabs y ganchos, mientras que el 10º se lo adjudicó limpiamente Robledo porque achicó decididamente las distancias y castigó en forma inmediata con ascendentes por primera vez en forma realmente efectiva dentro del combate -un uppercut diestro suyo le voló el bucal a su rival en ese asalto- trató de suplantar.

Los capítulos finales se los repartieron, dentro de un minué desordenado y trabado: Martínez, el 11º apelando nuevamente a los ascendentes, y Robledo, por su esfuerzo y sus deseos de triunfo envasados en el acierto de algún mandoble postrero que le alcanzó para acortar diferencias pero no para torcer el curso del combate con una definición contundente”.


AGENDA

  • CATAMARCA
  • 19/10/2018 - Festival profesional y amateur, en Recreo (La Paz). Promotor: Luis Tapia.

VIDEOS

logoChico 2012/2013
boxeodecatamarca@gmail.com - Desarrollo: Fz