miércoles 12 de agosto del 2020
buscar
  • home
  • contacto
  • facebook
  • twitter
  • youtube

+Deportes

leidas 572 Lecturas

Berrondo, romántico del box

01/05/2020

Amado Domingo Berrondo fue púgil, manager, promotor de box, árbitro y dirigente de fútbol. Su vida fue reflejada en El Tablón de diario El Ancasti del año 1999.

“Es casi una reliquia del boxeo catamarqueño. Perteneciente a una familia numerosa, diez hermanos, seis varones y cuatro mujeres, no le entusiasmó el fútbol, pese a practicarlo en su niñez, pues de físico esmirriado, hasta le dolía el pie cuando le pegaba a la pelota.

Pensó entonces que el boxeo le permitiría competir con niños de sus mismas condiciones físicas y en cuanto vio las primeras peleas le apasionó.

Su hermano Ramón Alberto (Burrita), militó muchos años en Juventud Unida y tuve la suerte de competir muchas contiendas y su amistad.

Teoboldo Pedro fue destacado arquero de Vélez Sarsfield y hace poco tiempo que nos dejó. Sergio, el popular "Tuerca", siguió los pasos de su hermano y se calzó los guantes logrando singular éxito en su campaña. Dante jugó en Vélez y el menor Aldo lo hizo en Defensores y Juventud, recordando Amado que en un torneo Evita fue saludado por el propio Perón.

Amado guarda fotos y recortes periodísticos de su larga trayectoria, no solamente como púgil, sino como manager, promotor de box, árbitro, dirigente de fútbol y gremialista.

Además cuenta una memoria prodigiosa y si bien algunos nombres cuestan en llegar, brinda detalles inagotables del Catamarca de ayer, de un deporte absolutamente amateur.

Nació un 16 de junio de 1922 y recuerda con nitidez que su padre y un tío, ambos peluqueros, fueron los primeros en lograr que las damas catamarqueñas concurrieran a sus peluquerías, para embellecer sus cabelleras con las "ondas Marcé".

El local de su padre estaba emplazado en calle Rivadavia, pleno centro, frente al "Banco Salta".

 

Sus rivales

"Mosquito" Agüero fue su primer contendiente, en forma reiterada, pues ese flaquito incansable estaba empeñado en ganarle, pero Amado imponía su depurada técnica.

Había visto pelear a Raúl Landini, cuando era campeón argentino, en la vieja cancha de Montmartre y le atrapó su estilo.

Marcelino Noriega, llamado "El torito de la Quebrada" residía en Buenos Aires. Trabajaba en River y cuando vio al pibe Berrondo lo tomó en sus manos, siendo su primer manager. Luego le ganó a un hermano del "tucumano" Gaitán y a Reynoso, de los Ejidos.

Los años 1943 y 1945 integró el representativo catamarqueño al Campeonato Argentino de Box, que se disputaron en Castro Barros 75, con suerte diversa, pero sin llegar a los tramos finales.

 

Rivalidad con riojanos

Destaca Amado Berrondo que en aquella época había una enconada rivalidad con los riojanos. "Si perdías con un riojano, en el barrio te dejaban de saludar" nos comenta. También acota que la conducción del boxeo estaba dividida.
Había un grupo que comandaban los hermanos Bruno, que tenían su asiento por Barrio Latino y otro que dirigía Federico Raúl Argerich, con quién estaba él, que desarrollaba sus actividades en un ring ubicado donde actualmente se emplaza el Hotel Ancasti.

También se ubicaron rings en los fondos del Bar Richmond, en Rivadavia al 400, en el Bar Pinot (cerca del cine Catamarca), en San Martín al 300 donde estuvo el Supermercado San Martín, en San Martín y Salta (de los hermanos Monayar), en la cancha de la Federación de Basquetbol (calle Colón) en Villa Cubas (propiedad de su primo Ramón Berrondo).

En todos o casi todos, Amado estuvo presente y resalta que en Bar Pinot siempre tenía dos aficionados fanáticos, que le alentaban ruidosamente, don Luis Cantarell y un español de apellido Avenante, que tenía una librería al lado de la antigua confitería "El Cóndor" (más abajo del bar Americano).

Tampoco deja de señalar Berrondo las figuras de "Cachín" Díaz y los hermanos Soto, pero eso es historia más reciente.

A él lo recordamos de una época en que con gran difusión en el medio, el boxeo, como muchos otros deportes, constituían una expresión romántica de sus cultores.

 

Apostillas

Amado Domingo Berrondo perdió a su primera esposa al poco tiempo de casarse. Contrajo segundas nupcias con una dama de Jachal, provincia de San Juan, Elma Ostinelli. Tuvo tres hijos: Graciela Isabel, enfermera de las primeras diplomadas de la UNCa, Gloria Aída, profesora de Matemáticas y Cosmografía y Hugo, más conocido como "El Apache", que supo jugar en Vélez.

 

El primer pupilo de Amado fue su hermano Sergio, quien perdió en la final del Campeonato de los Trabajadores en Santa Fe, con Eléazar Ramos. El fallo fue muy cuestionado y Amado concretó la revancha en Jachal, logrando su hermano una categórica victoria por puntos.

 

Muchos nombres de boxeadores famosos que pasaron por Catamarca, actuando Amado como árbitro o manager. Pascual Pérez, el "Mono" Gatica, Alfredo y Salvador Alfieri. Por mucho tiempo estuvieron radicados Florindo Procopio y Leonardo Gulle, dos grandes púgiles que los trajo Argerich. El segundo había sido capitán del equipo argentino de boxeo que participó en las Olimpíadas de Berlín, en 1936.

 

Berrondo trabajó desde el 21 de enero de 1943 hasta 1988 en Obras Sanitarias de la Nación, donde fue propulsor del deporte. En 1955 fue designado director, transitoriamente, de LW7 Radio Catamarca.
Ganó por concurso el cargo de delegado contable de la sucursal de OSN en Jachal, en la provincia de San Juan, donde también desarrolló intensa actividad deportiva, durante los 10 años que permaneció en tierras cuyanas.

 

En su época habitualmente no había pesaje y a él, que era mosca, le tocó muchas veces enfrentar a otros de mayor peso, como el "Negro" Vega, de Villa Cubas. También confrontó reiteradas veces con Luis Carrión, protagonizando combates que las crónicas periodísticas de la época resaltaban por su calidad. Otro de sus vencidos fue Italo Rosatto.

 

En 1940 "El Progreso" decía:"en la penúltima pelea Amado Berrondo logró un magnífico triunfo sobre el riojano Adán Lucero, a quien aventajó por amplio margen de puntos. Fue la mejor pelea del festival y el público entusiasmado brindó calurosos aplausos a los dos contendores, levantando y paseando en andas a Berrondo, que se ha constituido en una de las grandes promesas del box catamarqueño".

 

En "La Unión" de 1940 queda graficada la popularidad de Amado Berrondo por aquella época. Un aficionado le dedicó un breve poema: "Atención amigo lector, que voy a presentarle un mozo, del tamaño de un carozo, pero un poco cabezón. De fama bien merecida, en el arte de tirar piñas, le dicen gallo de riña y con sobrada razón".

 

El boxeo no lo absorbió totalmente, pues fue delegado y DT de Obras Sanitarias en la Liga Catamarqueña de Fútbol. Durante su permanencia en Jachal, integró como tesorero el triunvirato que rigió el fútbol de la zona, siendo reelegido por otro período, con elogiosos conceptos de la prensa lugareña.

 

Cuando chicos, sentíamos admiración no exenta de temor, por Amado Berrondo, allá en el barrio de Mota Botello al 600. Es que alguno de sus hermanos, cuando se veía en aprietos con algún muchacho mayor, le advertía "ya vas a ver con mi hermano el boxeador...". Y como habían comentado que le había ganado hasta a Justo Suárez el ‘Torito de Mataderos’, se justificaban nuestras prevenciones”.

 

Por Juan de la Cruz Saseta

(Texto extraído del suplemento El Tablón de Diario El Ancasti, de 15 de agosto de 1999)


AGENDA

VIDEOS

logoChico 2012/2013
boxeodecatamarca@gmail.com - Desarrollo: Fz